COMUNICADO DEL CONSEJO SINDICAL ESTATAL DE ANPE

ANPE Ourense, 26 de outubro de 2012


 

     EL CONSEJO SINDICAL DE ANPE, CRÍTICO ANTE EL ANTEPROYECTO DE LA LOMCE, MANIFIESTA AL MINISTERIO DE EDUCACIÓN QUE NO PUEDE HACERSE UNA REFORMA EDUCATIVA DE ESPALDAS AL PROFESORADO

     El texto conocido hasta ahora del anteproyecto de la LOMCE constituye una modificación de desigual calado en determinados artículos de la Ley Orgánica de Educación vigente en la actualidad. No es por tanto la reforma sustancial del modelo y estructura del sistema educativo que ANPE ha venido demandando desde hace más de una década, ni contiene - más allá de iniciativas aisladas - medidas auténticamente efectivas contra el fracaso y abandono escolar de nuestro país. Además es incompatible con los recortes que sufre el sistema educativo pues propone medidas que implican obligatoriamente el aumento de efectivos docentes, de recursos y de financiación.
      ANPE reconoce en el documento la presencia de algunas medidas que responden a necesidades del sistema educativo: las evaluaciones censales, mayor protagonismo a los claustros docentes, la mención al esfuerzo individual de los alumnos o la voluntad de mejorar la implantación de los idiomas y las nuevas tecnologías en educación. Sin embargo, estas medidas concretas no tendrán calado en una reforma elaborada hasta ahora de espaldas al profesorado, sin consenso ni diálogo, sin memoria económica y sin el establecimiento de un marco global que considere a la educación como un todo, cuyos protagonistas únicos deben ser el profesorado, los alumnos y las familias. En su redacción actual, esta ley puede convertirse en una más, promulgada ante la indiferencia de la comunidad educativa, y no en la apuesta que precisa la educación ante el futuro. Para que sea efectiva y perdurable, la reforma deberá establecerse a partir de un acuerdo de mínimos político y social.
     El marco teórico que inspira el anteproyecto es una visión puramente economicista de la educación, basada en la competitividad de los centros educativos como factor de calidad. Es un texto sobrado de pragmatismo y escaso de humanismo, que considera a los resultados como indicador único de calidad sin tener en cuenta el progreso personal del alumnado aunque se mencione en varios artículos, y estableciendo en ESO unos caminos cerrados que no corresponden a la verdadera flexibilidad que exige el sistema.
     Sin embargo, para ANPE la mayor preocupación es la situación del profesorado.
El anteproyecto contiene un punto especialmente conflictivo que ANPE rechaza frontalmente: la reasignación de efectivos docentes. Una reforma educativa no puede suponer ni una remoción ni una reconversión encubierta de los puestos docentes.  Otras medidas modifican sustancialmente las condiciones laborales de los docentes, pueden atentar contra derechos adquiridos e ignoran la existencia de importantes especialidades docentes como Tecnología, Música o Dibujo. Los profesores de estas materias ven mermado sustancialmente su horario lectivo y el peso de sus especialidades. Tampoco tienen lugar relevante la Cultura clásica ni la asignatura de Economía, entre otras, y desaparecen importantes modalidades de Bachillerato.
     Por otro lado, se dota a los directores de los centros de unas atribuciones que sobrepasan en mucho las requeridas para cumplir con el principio de autonomía pedagógica y organizativa de los centros. A nuestro juicio, estas potestades pueden perturbar notablemente el actual sistema de provisión de vacantes en la función pública docente y, sobre todo, generar una inseguridad jurídica del funcionariado docente e interino, con un cambio radical en el estatus profesional que rechazamos de plano. Sería un grave precedente adoptar este mecanismo de nombramientos “a dedo” en la educación, cuando ha sido tan criticado en otros ámbitos.
     Todas estas cuestiones profesionales deben encontrar obligatoriamente un marco en el Estatuto Docente. Para ANPE, la negociación del Estatuto Docente debe ser paralela y simultánea con la reforma, no posterior a ella, por cuanto no pueden separarse las medidas académicas del trabajo del docente encargado de ponerlas en práctica.
     ANPE exige de manera imperativa la apertura de una negociación del anteproyecto de la LOMCE en los foros legítimamente constituidos como representación del profesorado. Después de tanto tiempo reclamando una verdadera reforma del sistema educativo, ANPE reclama que ahora tengamos la serenidad suficiente para elaborar un documento con vocación de futuro y de perdurabilidad, que escuche las propuestas de la comunidad educativa, que no se elabore una vez más de espaldas a los docentes. Esperamos sobre todo una apuesta decidida y verdadera por la enseñanza pública, única garante de la igualdad de oportunidades en todo el Estado y para todos los ciudadanos.

Secretaria de Comunicación.
ANPE, Sindicato Independiente.
Venres, 26 de outubro de 2012.
Campus Auriensis
Calendario Escolar