LOS PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO CONGELAN DE NUEVO EL SUELDO DE LOS FUNCIONARIOS

ANPE Ourense, 03 de abril de 2012.


El Gobierno disminuye en un 21’2% el presupuesto del Ministerio de Educación y recorta 530 millones de euros en las partidas de transferencias educativas. Además, congela el sueldo de los docentes, que el anterior Gobierno ya bajó hace dos años y congeló en 2011. ANPE recuerda al Gobierno que el último informe Eurydice de la UE demuestra que los recortes en educación tienen un impacto social mucho mayor que los recortes en otros sectores.

 Ante el nuevo ajuste que los presupuestos generales del Estado imponen al funcionariado, ANPE advierte al Gobierno que la grave situación actual no podrá solucionarse solo con recortes y exige que se proteja la labor docente con reformas educativas y con un estatuto profesional.

Los nuevos presupuestos generales del Estado introducen otra congelación salarial para los funcionarios docentes que, sumada a los brutales e injustos recortes salariales y laborales que hemos padecido desde mayo de 2010, y a las congelaciones practicadas en estos dos últimos años, suponen ya una  merma de retribuciones superior al 16% de media.  A todo ello hemos de añadir la desaparición de los derechos laborales y sociales conseguidos con tanto esfuerzo: fin de las jubilaciones anticipadas, retrasos en la edad de jubilación, aumento de horario lectivo y complementario sin ninguna compensación, eliminación de complementos, supresión del abono de los meses de verano a los interinos…y un sinfín de recortes que  están lastrando la puesta en marcha de muchos programas educativos. Justo es reconocer que estos presupuestos mantienen, al menos, la actualización de las pensiones. Esperamos que estos sean los últimos recortes en las partidas de educación y podamos abordar por fin la gran reforma que necesita el sistema educativo.

ANPE considera que es imposible pagar la deuda generada en estos últimos años sólo con recortes en la función pública. El Gobierno debe acometer reformas con firmeza y determinación, empezando por la de la Ley de la Estabilidad que controle el gasto público, la del sistema financiero, la del mercado laboral y productivo y, naturalmente, la del sistema educativo anunciadas en esta legislatura. Pero con ser importante y necesario todo ello, hay que plantearse ya la reforma que haga viable el modelo de Estado autonómico y garantice las políticas sociales básicas: educación, sanidad y pensiones. Y para el cumplimiento de estos objetivos no basta sólo con el esfuerzo de los funcionarios.

ANPE considera que el profesorado presta a la sociedad un servicio esencial, y sus condiciones de trabajo no pueden estar en constante variación según los criterios que vayan marcando los ajustes presupuestarios o las políticas autonómicas. Por ello, exige desde hoy mismo que todo lo relacionado con las condiciones de trabajo del profesorado se aborden ya en la norma de carácter básico y de nivel estatal – el Estatuto Docente – que el ministro de Educación ha prometido para esta legislatura.

En estos tiempos  difíciles, ANPE, desde su responsabilidad y compromiso sólo con el profesorado cree necesario que se acometan e impulsen las reformas estructurales – entre las cuales la reforma educativa debe ocupar un lugar protagonista- para sacar a nuestro país de la grave crisis en la que estamos inmersos. Como hemos venido sosteniendo,  ANPE levantará la voz por la educación como la mejor apuesta para salir de la crisis y exigirá a todas las administraciones públicas que la sitúen – ya de una vez por todas- en el centro de las políticas, llamando a la responsabilidad de los principales partidos para que sean capaces de consensuar un pacto de mínimos que preserve al sistema educativo de más recortes, en la certeza de que la educación de calidad para todos garantiza un mejor futuro.

Campus Auriensis
Calendario Escolar